Al buen yantar en Cracovia

Sopa en recipiente de pan

Los placki: masas de puré de patatas con cebolla, rebozadas y fritas. Pueden ser dulces o salados.

Pierogi ruskie: Empanadillas de queso y patata.

Si no conocéis los bretzels o pretzels ya estáis tardando. Son unos riquísimos lazos de pan oriundos de Centroeuropa, que se caracterizan por una fina corteza crujiente y muy tostada, con un espolvoreo de sal gorda y semillas que los hace aún más crujientes. Perfectos para un tentempié.

Al buen yantar en Cracovia (Polonia)

Hablar de la gastronomía de la ciudad implica recomendar la degustación, en cualquiera de sus tabernas populares, de la comida tradicional polaca. Cuatro palabras acerca de la cocina nacional. En ella dominan los platos de gusto acentuado y es difícil imaginarlos sin frutas o verduras en conserva, o bien, sin setas, frescas o secas. El centeno y la patata también están presentes en buena parte de ellos. El porqué se halla en los largos y fríos inviernos del país, que obligan a la utilización de productos aptos para ser conservados varios meses. Además, son materia prima para la producción del vodka, anteriormente bebida del campesinado y de la población rural.

Al buen yantar en Cuenca


Después de subir  y bajar tantas cuesta y  de tener las piernas como chicles, nos fuimos a reponer y coger fuerzas para el resto del día.  Como viene siendo costumbre fuimos a un restaurante alejado del centro.  Nos pusieron menú del día, de primero unas berenjenas fritas, con pescadilla rebozada con patatas y ensalada.   El postre un flan.