Al buen yantar en Trujillo.

 

En esta ocasión casi no me da tiempo a fotografiar el almuerzo, el segundo plato ya estaba empezado cuando me acordé de que no había hecho foto.  De primero pusieron unos entrantes de fiambre, seguido de un segundo de tortilla de patata acompañada de ensalada. No es para tirar cohetes, pero tampoco estuvo mal.

En ruta por Trujillo – Cáceres

 

Creo que Trujillo es uno de los pueblos más bonitos que he visto en España.  No te puedes perder el Castillo de Trujillo al que llegas después de subir una considerable cuesta, la iglesia de Santa María la Mayor que tiene una curiosidad en la torre, tienes que buscar el escudo del Atlético de Bilbao, la Plaza Mayor y su escultura de Francisco de Pizarro, porque no hay que olvidar que esta tierra es cuna de grandes descubridores, los soportales de la plaza en los que puedes encontrar bares y restaurantes, el Palacio de San Carlos situado en la misma plaza, la Puerta de Santiago y la Torre del Alfiler.  Con este pequeño recorrido casi habremos visto Trujillo, pero lo que no se puede describir son sus olores, colores, su ambiente y su luz al atardecer.