En ruta por Oslo

 

Si visitamos Oslo en los meses estivales podemos gozar de una magnifica temperatura y de sol.  El día no tiene desperdicio si quieres visitar lo más representativo del lugar. No te puedes perder el Parque Vigeland, ahí ya tienes un buen rato para pasear y admirar sus esculturas, es una de las atracciones más visitadas de Noruega con más de 1 millón de visitantes al año. El excepcional parque escultórico es el trabajo de toda una vida del escultor Gustav Vigeland (1869-1943), con más de 200 esculturas de bronce, granito y hierro forjado. Vigeland fue también el diseñador del conjunto arquitectónico del parque. Seguimos visitando y nos vamos al Ayuntamiento de Oslo, en el que se celebra la ceremonia del premio Nobel de la Paz, tampoco te puedes perder el Museo de los Barcos Vikingos, muestra los barcos vikingos mejor conservados del mundo, Museo Folklórico Noruego, muestra 155 casas tradicionales al aire libre de todas las regiones de Noruega
y el Museo Fram, centrado en la nave polar de Fram. Pasaremos a visitar el Palacio Real (Det Kongelige Slott), residencia de la Familia Real construida en 1824-48.  Luego nos vamos al área aledaña al mar que está especialmente animada en las mañanas, es posible que por ello la ubicación de la Opera o Operahuset como símbolo de la capital de Noruega no sea casualidad (análogamente a la Opera de Sídney) Otra zona muy animada es Aker brygge, es decir, el área del Puerto propiamente dicha.  Cuando se  va terminando el día te das cuenta que  no te ha sobrado ni un minuto y urge el descanso.