En ruta por Bergen (Noruega)

 

Bergen es una ciudad encantadora, se puede visitar mejor en verano que en ninguna otra estación del año. Uno de los sitios que más me gustó es el Mercado de Pescado o Torget, es especialmente turístico, pero con mucho encanto, puedes degustar cualquier tipo de pescado que te ofrecen de todas formas, guisado, cocido, a la plancha y algunos bien raros como el Cangrejo Real que son nos bichos inmensos y sus patas deliciosas. Después de recorrer el Mercado nos fuimos a Bryggen en donde te tienes que hacer la foto de rigor. Es una cadena de edificios de colores utilizados en el anterior siglo por el gremio de los comerciantes del pescado. Ahora no queda nada de aquello y si muchos restaurantes, bares con terrazas y tiendas. Esa zona es Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, si te adentras por sus callejuelas encontrarás rincones encantadores de tiendas, cafés, galerías de arte, e incluso tiendas de cuernos de reno. Una vez visitada la zona te tienes que ir a pocos metros del casco antiguo a la pequeña estación del Funicular Fløibanen y tras un ascenso de unos cinco minutos subes al mirador en el que tienes las mejores vistas de la ciudad desde donde quieras mirar.

En ruta por Oslo

 

Si visitamos Oslo en los meses estivales podemos gozar de una magnifica temperatura y de sol.  El día no tiene desperdicio si quieres visitar lo más representativo del lugar. No te puedes perder el Parque Vigeland, ahí ya tienes un buen rato para pasear y admirar sus esculturas, es una de las atracciones más visitadas de Noruega con más de 1 millón de visitantes al año. El excepcional parque escultórico es el trabajo de toda una vida del escultor Gustav Vigeland (1869-1943), con más de 200 esculturas de bronce, granito y hierro forjado. Vigeland fue también el diseñador del conjunto arquitectónico del parque. Seguimos visitando y nos vamos al Ayuntamiento de Oslo, en el que se celebra la ceremonia del premio Nobel de la Paz, tampoco te puedes perder el Museo de los Barcos Vikingos, muestra los barcos vikingos mejor conservados del mundo, Museo Folklórico Noruego, muestra 155 casas tradicionales al aire libre de todas las regiones de Noruega
y el Museo Fram, centrado en la nave polar de Fram. Pasaremos a visitar el Palacio Real (Det Kongelige Slott), residencia de la Familia Real construida en 1824-48.  Luego nos vamos al área aledaña al mar que está especialmente animada en las mañanas, es posible que por ello la ubicación de la Opera o Operahuset como símbolo de la capital de Noruega no sea casualidad (análogamente a la Opera de Sídney) Otra zona muy animada es Aker brygge, es decir, el área del Puerto propiamente dicha.  Cuando se  va terminando el día te das cuenta que  no te ha sobrado ni un minuto y urge el descanso.

Al buen yantar en Lom – Noruega

 

De camino al Fiordo de Geiranger paramos a comer en la población de Lom.  Esta ciudad posee una de las iglesias de madera más grande de Noruega y probablemente una de las más antiguas también.  Comimos en un restaurante típico de la zona, una preciosidad de sitio y las viandas que nos pusieron también estaban buenísimas como se puede ver.

En ruta por Lillehammer – Noruega

 

Lillehammer es una pequeña ciudad y municipio del interior de Noruega. Es uno de los centros deportivos de invierno más conocidos, y es famosa por haber albergado los Juegos Olímpicos de Invierno de 1994.  Es una ciudad típica con casas bajas de madera y una calle central llena de comercios.

En ruta por Glacial de Jostedal – Noruega

 

El glacial de Jostedal de Noruega es uno de los glaciales más grande de Europa, personalmente me maravilló ver esa mole de hielo colgada entre las montañas.  Para llegar hasta un punto que puedas disfrutarlo de cerca, tienes que subir un angosto camino con bastantes cuestas.  Mientras realizas la caminata puedes gozar de la naturaleza que te envuelve y rodea por todos lo sitios.  Cuando por fin llegas tu recompensa ha merecido la pena.  

En ruta por el Fiordo de los Sueños – Sognefjord (Noruega)

 

Viajar a Noruega y recorrer el llamado Fiordo de los Sueños o Sognefjord es casi una obligación para todos los viajeros. O más que una obligación, es todo un deleite, ya que hablamos del fiordo más largo y más bello de Noruega, en cuyo interior se abre uno de sus brazos que es el Naerofjord, declarado Patrimonio de la Humanidad.