Visitando el Castillo de Wawel – Cracovia – Polonia

La Colina de Wawel, situada al sur del recinto medieval de Cracovia, es una de las visitas recomendadas en tu viaje a esta ciudad del sur de Polonia.

El Castillo Real de Wawel, en Cracovia, es un palacio de estilo renacentista, en el cual, aparte de la visita genera, tienes la opción de visitar diversos rincones especial.

En el siglo XIV fue reconstruido por Jogaila y Eduviges I. Durante su reinado se añadió la torre llamada Pata de Gallina (Kurza Stopka) y la Torre Danesa.1​ La Cámara de Eduviges y Jogaila, en la que está la espada Szczerbiec, que se usó en ceremonias de coronación, se exhibe en la actualidad y es otro resto de este período.2​ En la colina se construyeron otras estructuras que servían como cuarteles para los numerosos clérigos, empleados reales y artesanos. En este período se erigieron murallas y torres defensivas

El castillo de Wawel y la colina Wawel constituyen el lugar histórico y cultural más importante de Polonia. Durante siglos fue la residencia de los reyes de Polonia y símbolo del estado polaco. En la actualidad es uno de los mejores museos de arte del país.

Fundado en 1930, el museo comprende diez departamentos responsables de colecciones de cuadros (incluida una importante colección de pinturas italianas del Renacimiento), grabados, esculturas, textiles (entre ellos la colección de tapices de Segismundo II Augusto), orfebrería, armas, armaduras, cerámica, porcelana Meissen y muebles. Los fondos de arte oriental del museo incluyen la mayor colección de tiendas de campaña otomanas en Europa. Con siete estudios de conservación especializados, el museo también es un centro importante de conservación de obras de arte.

El edificio actual comprende fragmentos románicos e importantes elementos góticos. Su aspecto actual data principalmente del periodo (1504-1535), del reinado de Alejandro Jagellón (1501-1506) y de Segismundo I el Viejo (1506-1548).

Las salas de la residencia habían sido provistas de una decoración real, que implicaba un hilo director simbólico y homogéneo. Reflejaba el poder de Polonia, peligroso para sus enemigos e indulgente para sus residentes. Se han conservado algunos elementos como los frisos pintados, los techos de madera o los marcos de puertas esculpidos. La decoración del techo de la Sala de los Diputados, con rostros humanos esculpidos y pintados, componen el fragmento más original.

Visitando la Sagrada Familia IV – Barcelona

Interior del Templo

Hay un total de 36 columnas realizadas en distintos materiales, que les otorgan su variedad cromáticas. Cada una de ellas tiene un significado: los cuatro pilares del crucero están dedicadas a los evangelistas, cuyos símbolos puedes ver en los faroles. Cuando la luz natural comienza a decaer, estos focos iluminan el interior proyectando un gran colorido.

El resto de las columnas del templo corresponden a los doce Apóstoles, los 4 obispados catalanes, las 15 ciudades españolas con archidiócesis y los cinco continentes. Cada columna tiene representado al santo patrón de su diócesis en su farol, lo que confiere al templo una gran variedad cromática.

Otro elemento que Gaudí cuidó mucho fue la proporción. Las columnas de la nave central miden 22.20 metros, mientras que las laterales miden justo la mitad: 11.10, gracias a lo cual la luz del exterior puede penetrar a raudales en el templo a través de los grandes ventanales.

Desde 1999, el pintor y cristalero Joan Vila i Grau es el encargado de su realización, siguiendo las técnicas tradicionales de engarzar el vidrio entre varillas de plomo, lo que permite jugar con los ritmos y las formas. Para su organización en el templo se siguen las directrices de Gaudí, que dejó varios escritos explicando cómo debían ser dispuestas estas vidrieras, con el objetivo de alcanzar una sinfonía de color y luz sugerente.

El Cristo crucificado que se alza suspendido sobre el altar. Se trata de una versión en bronce de la obra que realizó Carlos Maní. La escultura pende de una réplica del baldaquino que el amigo de Gaudí, Jujol hicieron para la Catedral de Mallorca.

Visitando la Sagrada Familia III – Barcelona

La cripta de la Sagrada Família

Es uno de los pocos elementos construidos en vida de Antonio Gaudí y el propio arquitecto está enterrado en una de sus capillas, en la de la Virgen del Carmen. Junto con la Fachada del Nacimiento, otra de las partes realizadas directamente por Gaudí, forma parte desde 2005 del Patrimonio Mundial de Obras de Antonio Gaudí de la Unesco.

Se trata de una planta subterránea situada debajo del ábside. Está cubierta por una gran bóveda, y en el punto en que se unen los arcos de mayor tamaño destaca una imagen esculpida y policromada de la Anunciación de María. También posee un altar central con un retablo del escultor Josep Llimona y cuatro capillas dedicadas a la Virgen del Carmen (con la sepultura de Gaudí), a Jesucristo, a la Virgen de Montserrat y a Cristo crucificado (con la sepultura de Josep María Bocabella, que ideó la construcción del templo). El suelo de la cripta está rodeado por un mosaico romano con representaciones del trigo y la vid.

Visitando la Sagrada Familia II – Barcelona

Fachada de la Pasión.

La construcción de esta fachada comenzó casi 30 años después de la muerte de Gaudí.
En 1954 se colocó la primera piedra de esta fachada, aunque aún habrían de pasar tres años más para que realmente comenzaran a ejecutarse las obras, bajo la dirección del arquitecto Francesc de Paula Quintana, discípulo de Gaudí, y que había dedicado los años previos a restaurar la Cripta y las maquetas del templo, dañadas en la Guerra Civil.

Al igual que la portada de la Navidad, esta fachada está divida en tres pórticos, consagrados también a la Fe, la Caridad y la Esperanza, y rematada por cuatro torres que están dedicadas a los apóstoles Santiago el Menor, Bartolomé, Tomás y Felipe, que fueron completadas en 1976.

Está sostenida por seis grandes columnas inclinadas, que asemejan troncos de secuoya, sobre las que se emplaza un gran frontón de forma piramidal constituido por 18 columnas en forma de hueso y rematado por una gran cruz con una corona de espinas.

Todos los grupos escultóricos y las puertas de bronce, que cierran los pórticos, fueron ejecutados por Josep María Subirachs, que realizó su obra entre 1987 y 2009. Su estilo, a medio camino entre la figuración y la abstracción se caracteriza por un fuerte expresionismo, que contrapone los espacios cóncavos con los convexos, creando así figuras de formas muy geométricas , como se aprecia en el San Jorge del interior del templo. El trabajo de sus esculturas ha levantado cierta polémica, pues rompe totalmente con el realismo que impera en las figuras de la portada del Nacimiento. Sin embargo, antes de aceptar el encargo Subirachs solicitó poder ejecutar su obra con total libertad, como el propio Gaudí dejó claro que habría de ser, pues siempre defendió que las siguientes generaciones deberían trabajar de acuerdo a los gustos estéticos del momento.


Las escenas de la doble puerta central reproducen fragmentos del Nuevo Testamento, donde se narran los últimos días de Jesús según el evangelio de Mateo en la puerta de la izquierda y del de Juan en la de la derecha. Ambas están separadas por un parteluz con las letras griegas alfa y omega, como símbolo del principio y el fin. Hay otras dos puertas a los laterales que flanquean a la central. La de la izquierda, es llamada de Getsemaní, pues su temática está dedicada a la oración de Jesús en el huerto de los olivos.
Frente a la puerta central se sitúa la columna de la flagelación, realizada en mármol.

Visitando Bilbao I

Bilbao es una ciudad maravillosa, nada más poner los pies en sus calles ya sabes que no es una ciudad cualquiera tiene sex-appeal. He visitado varias veces esta ciudad y cada una de las veces siempre he descubierto algo nuevo, nunca te dejará indiferente ya que es una ciudad acogedora y bonita. El Ayuntamiento de Bilbao ocupa el solar del antiguo convento de San Agustín, destruido durante la Primera Guerra Carlista.
Realizado en estilo Segundo Imperio francés, el edificio destaca por las líneas rotundas, elegantes y marcadamente horizontales de su exterior. 

Si tienes poco tiempo y solo vas a estar un día te recomiendo que empieces por el Casco Viejo. Teatro Arriaga, cuya fachada nos habla de una época de riqueza sin par en Bizkaia. Una fachada que recuerda a la Ópera de París y un interior que deslumbra por su belleza son el inicio de este día en “el botxo”.

Iglesia de San Antón.  El trazado de la iglesia de San Antón (también denominada San Antonio Abad) forma parte del escudo de la Villa de Bilbao junto con el puente del mismo nombre que cruza la ría La iglesia se construyó sobre las ruinas del antiguo Alcázar de la ciudad, a finales del siglo XIV, en estilo gótico.

La ría de Nervión.Resulta muy recomendable completar la visita con uno de los recorridos en barco a lo largo de la ría. Iniciamos el recorrido en el Casco Viejo de Bilbao, reconvertido en espacio peatonal, comercial y de ocio. Conserva los rincones y edificios más antiguos de la ciudad.

Visitando Tarragona I

Tarragona la visité en el 2015 y es una ciudad que te la puedes imaginar como era la Tarraco romana y llegar a tener la sensación de estar paseando por sus calles, pero vamos por partes, primero vamos a visitar la Tarragona moderna y luego nos iremos a la época romana.

Els castellers es un monumento del escultor Francesc Anglès. A principios de 1999, el Ayuntamiento de Tarragona hizo una encuesta ciudadana para decidir el lugar definitivo que ocuparía la estatua. Los ciudadanos, un factor clave, determinaron la situación actual del monumento, la Rambla Nova. Este monumento de 4 de 8 de bronce a medida natural fue inaugurado el 29 de mayo de 1999 donde actuaron catorce grupos de castellers.

Catedral de Santa Tecla Tarragona. En la plaza superior, que era la zona de culto, se encontraba el Templo romano, lugar que ahora ocupa la catedral de Tarragona. De hecho todavía en el claustro de la citada catedral se pueden algunos restos romanos de dicho recinto de culto.
Por su parte, la actual catedral de Tarragona fue construida en el siglo XII con un estilo de transición del románico al gótico.

Plaza de la Seu
La plaza situada frente a la catedral, conocida como de la Seu, es uno de los rincones con mayor encanto que puedes ver en el casco histórico de Tarragona. Ahí destaca la escena del conjunto que forman la antes citada portada de la catedral, con su gran rosetón, junto con los históricos edificios que la rodean, como el antiguo palacio de la Cambrería, con su fachada con ventanas góticas y renacentistas.

Visitando el Mercado de la Boquería – Barcelona I

En mi viaje a Barcelona en el 2015 estuve visitando la ciudad Condal toda una semana, con lo cual me dio suficiente tiempo para hacer un gran recorrido por esta bella ciudad. Uno de los sitios donde disfruté muchísimo fue en el Mercado de la Boquería, aunque ha cambiado mucho desde que estuve por primera vez y lo conocí hace más o menos la friolera de 40 años.

La historia de La Rambla es la historia del Mercado de la Boquería. La evolución de un pasado de vendedores ambulantes a un presente moderno y lleno de encanto, color y vida. El mercado es la metáfora de la vida en Barcelona, un río humano que hace los placeres de aquellos a quienes les gusta contemplar.

Muchos de los puestos están pensados para el turismo, para que compren en el momento y se lo coman por la calle o en el mercado.

Sin lugar a dudas es una visita imprescindible si vas por esa hermosa ciudad.