Visitando Tarragona I

Tarragona la visité en el 2015 y es una ciudad que te la puedes imaginar como era la Tarraco romana y llegar a tener la sensación de estar paseando por sus calles, pero vamos por partes, primero vamos a visitar la Tarragona moderna y luego nos iremos a la época romana.

Els castellers es un monumento del escultor Francesc Anglès. A principios de 1999, el Ayuntamiento de Tarragona hizo una encuesta ciudadana para decidir el lugar definitivo que ocuparía la estatua. Los ciudadanos, un factor clave, determinaron la situación actual del monumento, la Rambla Nova. Este monumento de 4 de 8 de bronce a medida natural fue inaugurado el 29 de mayo de 1999 donde actuaron catorce grupos de castellers.

Catedral de Santa Tecla Tarragona. En la plaza superior, que era la zona de culto, se encontraba el Templo romano, lugar que ahora ocupa la catedral de Tarragona. De hecho todavía en el claustro de la citada catedral se pueden algunos restos romanos de dicho recinto de culto.
Por su parte, la actual catedral de Tarragona fue construida en el siglo XII con un estilo de transición del románico al gótico.

Plaza de la Seu
La plaza situada frente a la catedral, conocida como de la Seu, es uno de los rincones con mayor encanto que puedes ver en el casco histórico de Tarragona. Ahí destaca la escena del conjunto que forman la antes citada portada de la catedral, con su gran rosetón, junto con los históricos edificios que la rodean, como el antiguo palacio de la Cambrería, con su fachada con ventanas góticas y renacentistas.

Visitando el Mercado de la Boquería – Barcelona I

En mi viaje a Barcelona en el 2015 estuve visitando la ciudad Condal toda una semana, con lo cual me dio suficiente tiempo para hacer un gran recorrido por esta bella ciudad. Uno de los sitios donde disfruté muchísimo fue en el Mercado de la Boquería, aunque ha cambiado mucho desde que estuve por primera vez y lo conocí hace más o menos la friolera de 40 años.

La historia de La Rambla es la historia del Mercado de la Boquería. La evolución de un pasado de vendedores ambulantes a un presente moderno y lleno de encanto, color y vida. El mercado es la metáfora de la vida en Barcelona, un río humano que hace los placeres de aquellos a quienes les gusta contemplar.

Muchos de los puestos están pensados para el turismo, para que compren en el momento y se lo coman por la calle o en el mercado.

Sin lugar a dudas es una visita imprescindible si vas por esa hermosa ciudad.

Visitando el Palacio de Rundale – Letonia

Ya de retirada para el hotel pasamos por el Palacio de Rundale. El complejo palaciego de Rundāle, está ubicado a 80km al sur de Riga, muy cerca de la frontera entre Letonia y Lituania. De hecho, su emplazamiento lo hace ideal para ser visitado en una ruta hacia/desde este último país.

Una cigüeña descansa apaciblemente en los tejados del Palacio.

Visitando Riga – Letonia

Ayuntamiento de Riga, espectacular edificio magníficamente conservad, con la particularidad que tiene un reloj astronómico bellísimo.

Detalle del Reloj astronómico

El reloj de Laima está situado en el paso de cebra que da acceso al Monumento a la Libertad (Brīvības Piemineklis) coronado por Milda, figura alegórica del amor y la independencia letona, y al lado de una de uno de los establecimientos de la Chocolatería Laima. Laima es el nombre que recibe la figura de la Mitología Letona de la suerte y la felicidad. ¿No os parece que es un buen nombre para una marca de Chocolates que tantas alegrías nos da? Curiosamente este reloj se situó en este lugar en 1924 para que los trabajadores letones acudieran puntualmente a sus puestos de trabajo.

El edificio más conocido de la plaza de los Livonios es el inmueble modernista situado en la esquina de la calle Meistaru: se trata de la casa del Gato, construida por Friedrich Scheffel en 1903. Según se cuenta, el gato con el lomo arqueado que puede verse en el tejado fue la forma con la que el dueño de la casa expresó su desprecio por los miembros de la Gran Guilda tras haberle denegado su ingreso.

En ruta por Cuenca

Cuenca es un municipio español perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha y una ciudad, capital de la provincia homónima. En la actualidad, la economía se centra sobre todo en el turismo, potenciado desde que en 1996 su casco antiguo fuese declarado Patrimonio de la Humanidad.
Cuenca conserva un importante patrimonio histórico y arquitectónico, que se extiende por toda la ciudad antigua, aunque focalizado en edificios como la Catedral de Santa María y San Julián, la Torre Mangana, las vistas del Júcar desde la Torre Mangana, o las Casas Colgadas, que se han convertido en el símbolo de la ciudad.​ Se caracteriza también por poseer un buen número de museos (más de diez) en el reducido espacio de la ciudad antigua. Entre los principales eventos culturales se encuentran la Semana Santa y la Semana de Música Religiosa.

Si visitas Cuenca tienes que entrenar tus piernas para subir la infinita cantidad de cuestas que tiene, pero vale la pena porque no verás ciudad igual. No la visites en verano porque vas a sudar la gota gorda, ni tampoco en invierno ya que te puedes congelar literalmente. La época ideal es primavera u otoño y así podrás ver la naturaleza en todo su explendor, dependiendo de la estación que la visites, a mi particularmente me gusta el otoño por el tono de las hojas de los árboles, pero la primavera no deja indiferente a nadie.

En ruta por Trakai (Lituania)

El castillo de Trakai se encuentra situado en la población de Trakai, en Lituania. Se ubica en una isla en el lago Galvė. La construcción se comenzó en el siglo XIV por Kęstutis (1297-1382), Gran Duque de Lituania y alrededor de 1409 ya se había completado la mayor parte de la obra por su hijo Vitautas el Grande (1350-1430), que murió en el castillo en el año 1430. Trakai fue uno de los principales centros del Gran Ducado de Lituania y el castillo tuvo gran importancia estratégica.
Wikipedia.

En ruta por Kryziu Kalnas (Lituania)

La Colina de las Cruces, es un santuario en Lituania a 12 kilómetros de la ciudad de Šiauliai, en la carretera que va de Kaliningrado a Riga. Es una colina en el que gran número de cruces han sido colocadas a lo largo del tiempo por católicos creyentes. El número de las cruces era alrededor de unas 400 mil cruces en el año 2006.
En la actualidad, en la Colina de las Cruces se pueden encontrar diferentes tipos de cruces: de enormes cruces de madera de hasta varios metros, hasta crucifijos pectorales, así como imágenes de santos y efigies de la Virgen María.
No se conoce con precisión el inicio de la colocación de estas cruces. Algunos investigadores creen que antes de la cristianización de Lituania (siglo XIV) la colina era lugar de culto pagano. Después de la conversión de los lituanos al catolicismo, continuaron por mucho tiempo vestigios del paganismo en la cultura local, a menudo fusionándose con preceptos católicos. Un ejemplo de esta mezcla sería la instalación de cruces cristianas en un antiguo emplazamiento de los rituales paganos. Si esta versión es cierta, la Colina de las Cruces es tan antigua como el catolicismo lituano.
Según otra versión, la Colina de las Cruces surgió cuando se establecieron cruces en honor a los lituanos muertos durante la represión de las autoridades zaristas del Imperio Ruso tras la insurrección de 1831. Cuando los familiares de los patriotas no podían recuperar su cuerpo, colocaban una cruz en la colina donde había habido un fuerte en la cima.

Wikipedia.