En ruta por Copenhague (Dinamarca)

 

Copenhague es una ciudad muy cosmopolita, sus calles y plazas estan abarrotadas de gente. Visitar esta ciudad en un día es complicado ya que tiene mucho que ver, pero vamos a tratar de hacerlo lo mejor posible. Empecemos por Nyhavn, se enuentra en el paseo marítimo y es la zona más famosa, visitada y fotografiada de la ciuidad. Sus coloriddos edificios, sus restaurantes y cafeterías y los históricos barcos de madera hacen que sea uno de los lugares más atractivos.
Seguiremos por la calle Comercial Stroget, no es que sea imprescindible darse un paseo, pero es una calle que queda de camino y que merece la pena recorrer por la cantidad de comercios. Un poco más alejado está el Palacio de Amalienborg que es donde pasa el invierno la familia real danesa y que tampoco se puede pasar por alto.  El Kastellet (ciudadela), es una fortificación defensiva en forma de estrella, en sus alrededores se encuentra el Parque Langelinie y en él se encuentra una iglesia, una laguna, la Fuente de Gefión y distintas estatuas de personajes relevantes de Dinamarca.  El monumento más conocido de la ciudad La Sirenita.  La verdad es que es mucho más pequeña de lo que imaginaba, y la cantidad de gente que se encuentra en este punto intentando hacerse una foto con ella, hace que el monumento desmerezca un poco. Siguiendo la ruta nos encontramos ahora con el Parque Tívoli y la verdad es que es difícil explicar cómo es este parque de atracciones de más de 150 años de antigüedad. Si podeis y os da tiempo merece la pena verlo. Sigamos por Radhuspladsen que es la plaza del Ayuntamiento. Está rodeada de algunos edificios emblemáticos y llamativos pero su mayor atractivo es el propio ayuntamiento. Castillo de Rosenborg que en su día fue la mansión de verano de los reyes de Dinamarca, ahora es un museo. La Torre Redonda  que como su propio nombre indica es una torre redonda que contiene uno de los observatorios más antiguos de Europa.