Visitando Tarragona I

Tarragona la visité en el 2015 y es una ciudad que te la puedes imaginar como era la Tarraco romana y llegar a tener la sensación de estar paseando por sus calles, pero vamos por partes, primero vamos a visitar la Tarragona moderna y luego nos iremos a la época romana.

Els castellers es un monumento del escultor Francesc Anglès. A principios de 1999, el Ayuntamiento de Tarragona hizo una encuesta ciudadana para decidir el lugar definitivo que ocuparía la estatua. Los ciudadanos, un factor clave, determinaron la situación actual del monumento, la Rambla Nova. Este monumento de 4 de 8 de bronce a medida natural fue inaugurado el 29 de mayo de 1999 donde actuaron catorce grupos de castellers.

Catedral de Santa Tecla Tarragona. En la plaza superior, que era la zona de culto, se encontraba el Templo romano, lugar que ahora ocupa la catedral de Tarragona. De hecho todavía en el claustro de la citada catedral se pueden algunos restos romanos de dicho recinto de culto.
Por su parte, la actual catedral de Tarragona fue construida en el siglo XII con un estilo de transición del románico al gótico.

Plaza de la Seu
La plaza situada frente a la catedral, conocida como de la Seu, es uno de los rincones con mayor encanto que puedes ver en el casco histórico de Tarragona. Ahí destaca la escena del conjunto que forman la antes citada portada de la catedral, con su gran rosetón, junto con los históricos edificios que la rodean, como el antiguo palacio de la Cambrería, con su fachada con ventanas góticas y renacentistas.

Visitando el Mercado de la Boquería – Barcelona I

En mi viaje a Barcelona en el 2015 estuve visitando la ciudad Condal toda una semana, con lo cual me dio suficiente tiempo para hacer un gran recorrido por esta bella ciudad. Uno de los sitios donde disfruté muchísimo fue en el Mercado de la Boquería, aunque ha cambiado mucho desde que estuve por primera vez y lo conocí hace más o menos la friolera de 40 años.

La historia de La Rambla es la historia del Mercado de la Boquería. La evolución de un pasado de vendedores ambulantes a un presente moderno y lleno de encanto, color y vida. El mercado es la metáfora de la vida en Barcelona, un río humano que hace los placeres de aquellos a quienes les gusta contemplar.

Muchos de los puestos están pensados para el turismo, para que compren en el momento y se lo coman por la calle o en el mercado.

Sin lugar a dudas es una visita imprescindible si vas por esa hermosa ciudad.